Feliz domingo :)

Buenas noches,

Ya casi me voy a dormir, pero me apetecía compartir un par de reflexiones que llevo dándole vueltas unos días.

Resulta que la semana pasada no envié mi newsletter semanal del domingo y esto me ha hecho darme cuenta de varias cosas.

No escribí por una buena razón 🙂 y es que estaba pasando varios días en las montañas con mi familia. Este país es precioso y aprovechamos los últimos días de buen tiempo 🙂

Por cierto, ¿ hace cuanto tiempo que no has pasado aunque sean unas horas en la naturaleza ?

La conexión era bastante mala y por supuesto sólo llevaba el móvil conmigo. Pensé en enviar un mini email, pero me conozco y sé que me gustaría comentar más cosas. Sabía que lo que empezaría con una buena intención acabaría complicándose.

Decidí no hacerlo.

Muchas veces me cuesta decir NO… En distintas situaciones y entornos, pero voy aprendiendo. Esta situación puede parecer no tan trascendental, pero considero que es importante el fondo de la cuestión.

No solamente decir no, sino las consecuencias de la decisión.

y tú ¿ qué tal llevas decir que no ?

Para empezar, no sé cuánto me habrás echado de menos , pero seguro que no se ha acabado el mundo 🙂 A mi me gustaría ser constante y escribir todos los domingos pero esto me ha ayudado a ser más flexible y romper mis propias reglas en mi proyecto ( de vez en cuando ).

Es cierto que muchas veces he escrito en otros días de la semana, pero esta vez he analizado cómo me siento y cómo reacciono ante esta situación.

Con ello he sido muy consciente de que la mayoría de las veces soy yo misma quien me impongo conductas, reglas, normas lo que sea.

La exigencia y las críticas son sólo internas.

Ahora estoy hablando de un tema del proyecto, más profesional, pero podremos extrapolarlo a cualquier entorno o momento.

Es bueno replantearse muchos de nuestros comportamientos en general, por medio de tareas, patrones, decisiones, ¿es realmente necesario? ¿debe ser ahora? ¿puede esperar? ¿puedo cambiarlo, eliminarlo, reducirlo?

¿ cómo de exigente eres contigo ?

Una de las soluciones es la flexibilidad que comentaba al principio. Por supuesto que me gusta seguir una rutina y creo que son completamente beneficiosas, pero es igual de importante ser adaptables.

Es cierto que en el otro extremo, está tener una actitud demasiado laxa..y como sabemos los extremos nunca son buenos. Es mismo problema desde distintas perspectivas.

Esto es sólo un ejemplo. Espero que te ayude a identificar estas situaciones en tu propia vida y así mejorar tu respuesta. Como siempre, mi mayor intención es ayudarte a disfrutar.

Y para disfrutar hay que ser adaptable con el entorno exterior, pero sobre todo flexibles con nuestro mundo interior, con nosotros mismos.

Si rizamos el rizo, todo esto viene de la mano de las expectativas, pero mejor lo dejamos para otro día…que al final sin querer creo que ya te he dejado bastantes preguntas al aire por contestar y reflexionar.

Espero que mi entrada de hoy te anime a tomar consciencia de todo aquello que no te permite disfrutar de la vida todo lo que te mereces.

Gracias por acompañarme en esta aventura.

Un abrazo enorme desde otro lugar

María

NOTA: Si me sigues por IG seguro que reconoces la foto 🙂 desconecté de la tecnología al máximo, pero esta maravilla quería compartirla!